Ir al contenido principal

Cafrunístico 2: Oído.-

Originalmente publicado en la revista 5entidos nº: 2.-
Orson Cafrune creado por Matías Brasca y Mario Pozzo.-


_ Cafrune, esto me huele mal...
_ Malvisto, eso sería olfato, y hoy no tratamos ese tema.
_ No se haga el pistola y dígame por qué me hace trepar el tapial para entrar en la casa.
_ Pero, ¿usted tiene que quejarse de todo? No encontré la llave. ¿Cómo quiere que lo haga entrar entonces? Piense que es más romántico así, ¿qué sé yo? Venga que le presento a los demás.
_ ¿Los demás?
_YaquílotenemosdevueltaaCafruneingresandoporlapuertitaquedaalpatioooo...

vienedelamanodeunextrañodesconocidoquenosmirasorprendidoooo...
_ Ay, sí. El muchacho está claramente sorprendido Mac. Claramente no esperaba encontrarse con nosotros, claro.
_ Malvisto, le presento a Emerson MacMickey y Coty Buengusto, el dúo estrella del relato deportivo local.
_EmersonMacMickeyalzasumanocomoquiensaludaconuncomolevaMalvisto

encantadodeconocerlomuchogustoooo...
_ Eh... Mucho gusto... Coty, ¿cómo le va?
_MalvistoamagaaestrecharsumanoperoCotyseadelanta

ylosaludaconunbesoenlamejillaaaa...
_ Una pura formalidad, claro.
_ Vea Malvisto, se me ocurrió una idea fantástica.
_ ¿A ver?
_ ¿Por qué no trasmitir una película muda por radio?
_ ¿Lo qué?
_ Si, vea, ya estuvimos practicando. Coty, la película.
_ ¿Usted piensa transmitir una película muda por radio valiéndose de dos relatores de fútbol?
_ No, si no me busque a dos giles, Malvisto. Estos están instruidos, va a ver.
_Chaplinbajaporlasescalerasdelamanodelachica

enelpatiolospolicíaslodescubrenyselevanalhumoooo...
chaplinsueltaalachicacorreescalerasarribaperseguidoporlacana
saltabarandaesquivayutabesachicaysalealpatioooo...
enelpatiodescubreotropolicíapegalavueltaysubeporlasescaleraaaaaas...
enelprimerpisoesperanpolicíaschaplinseagacha
eludealqueloperseguíaquepasadelargochocayalcarajolosuniformadoooooos...
escalerasabajobesaalachicasalealpatio
yfrenteasusnaricescaeuncanadesdeelprimerpiso
escaleraarribaentrahabitacionprimerpiso
surteauncanaysaltaporelbalcooooon...
en el patio lo espera otro cana. ¡Coty!
_ Fijate vos como la figura policial aparece en todos lados, claro.
_Chaplinesquivaalcanabesaalachicaagarraunapantallaysedisfrzadelampara...
_ ¡Basta, por favor!
_ ¿Qué le pasa, Malvisto?
_ ¿No se dan cuenta? Lo están arruinando... no tiene gracia.
_ ¡Ve! ¡Es de lo más interesante!
_ ¿Qué es de lo más interesante? ¡Es un bodrio!
_ Precisamente. Es un bodrio. ¿Y a qué se debe, eh? Siendo ambos espectáculos audiovisuales, ¿por qué el fútbol es susceptible de ser transmitido radialmente mientras que el cine no? ¿Será una cuestión de simultaneidad entre los factores del binomio relato - hecho relatado? ¿Funcionaría entonces el relato radial de un mega estreno de Holliwood en directo? ¿No? ¿Sería entonces el cine un arte privativamente visual? ¿Sería admisible afirmar que el mismo puede ser mudo mas nunca ciego? Una película que inunde la pantalla con oscuridad absoluta por dos, tres, cuatro horas, durante las cuales sólo podríamos oír mas no ver, ¿dejaría de ser película? ¿No podría desarrollarse sonoramente la historia? ¿No existen medios, trucos y técnicas para contarla tanto auditiva como visualmente? Y no hablo de radionovelas y cosas por el estilo. No, no. No se confunda. ¿Eh? ¿Qué me dice? ¿Sería cine entonces? Y si no, ¿qué sería?
_ Fascinante...
_ Y... cuando una va al cine, claramente una va a ver una película. Una no va a escuchar una película, claro.
_ Y sin embargo lo hace, Coty. De lo contrario explíqueme por qué la gente se muestra reacia a ver una película muda.
_ De hecho, desde los comienzos del cine, ya desde las primeras exhibiciones, los dueños de las salas se dieron cuenta de que el ruido provocado por el motor del proyector resultaba molesto, monótono y aburrido, e incomodaba al público. La solución que se les ocurrió para mantener a un tipo sentado por más de una hora mirando una pared fue la de poner a otro tipo que tocaba el piano durante la proyección y así resultaba más llevadero y ameno. ¿Quién sabe entonces a quién se le ocurrió empezar a tocar melodías acorde a lo que sucedía en la pantalla?
_ Dígame Malvisto si no es una ocurrencia genial. Un aporte tan inocente, y sin embargo fue el detonante que permitió entonces el estallido del relato, co-relato, para-relato y meta-relato en el cine.
_ No sólo eso, es sabido que mucho de los estudios sobre montaje cinematográfico se basaron en los conceptos de ritmo, armonía, punto, contrapunto, y demás elementos derivados del análisis de las melodías.
_ Es fantástico, Malvisto. Una narrativa visual basada en una lingüística melódica. ¿Diríamos entonces que el cine estaría más ligado a la música que a otras artes? A propósito, ¿tienen hambre?
_ Sí, la verdad.
_ Claramente me vendría bien un tentempié, claro.
_ Voy a ver que encuentro en la heladera.
_Cafrunelevantasutrastegordodelsillónyavanzadecididohacialacocinaaaaaa...

quizásmotivadoporelcomentariodeMacMickeymeneasuscachas
demaneratalquesinofuesegraciososeríarepulsivooooo...
_ Fenómeno. ¡Mortadela! ¿Alguien quiere un sánguche?
_ Y dele... ahora… linda casita Cafrune. Muy limpita, muy ordenadita… sin libros dando vueltas… muy de revista, ¿no? Se parece a la casa de mi abuela casi… la verdad es que no me lo imaginaba viviendo en un lugar así…
_ ¿Qué dice Malvisto? Si yo no vivo acá. Desde que me echaron de la pensión estoy parando en lo de Zubrigen.
_ ¿Ah sí? Y entonces, ¿de quién es esta casa?
_ De una viejita que le alquila un cuarto a una parejita de recién casados, creo…
_ ¿Qué?
_ Sí, me parece que se fueron a ver una película… lo que son las cosas, ¿no? Ellos en el cine y nosotros en su casa hablando de cine… ya deben estar por volver…
_ Pero ¿usted no los conoce?
_ No, ¿qué gracia tendría entonces?
_ ¿Qué gracia? Cafrune, nos pueden meter en cana!
_ Precisamente. ¿Le gustan los filmes de suspenso?
_ Sí, pero ¿qué tiene que ver?
_ Que le estoy dando la oportunidad de vivir uno. Sí, ¿no se dio cuenta? Una situación cotidiana de pronto cobra dramatismo por una revelación inesperada, ¿no? Y encima, la cosa cada vez se pone mejor… o peor, depende de cómo se la mire.
_ ¿Qué quiere decir?
_Ruidosenlasescaleraaaaas...pasos...chancletas...

¡¡¡laviejitaestabajandoporlasescaleraaaaas!!!
_ Dios mío Cafrune, nos va a descubrir…
_ Usted escóndase, mientras no nos vea, no va a pasar nada… la viejita es sorda.
_ Michi, michi, michi…
_ Rajemos Cafrune, ¡rajemos ya!
_ No podemos. Mientras la viejita esté ahí no podríamos salir sin que nos viera. Es fascinante Malvisto: la viejita sorda buscando al gato y los merodeadores escondidos detrás de ella.
_ No es fascinante, Cafrune, es terrible. ¿Se da cuenta de que en cualquier momento vuelve la parejita?
_ Y no sólo eso… el tipo es cana.
_ ¡¡¡¿Qué?!!!
_ ¡Agáchese Malvisto!
_ Michi, michi… a comer michi…
_ ¿El tipo es cana, Cafrune?
_ Sí, ¿no es genial?
_ No, es cana. Nos va a cagar a tiros.
_ Usted me dijo que nos íbamos a centrar en el sonido, ¿no? Bueno, yo lo traje acá para que experimente por primera vez en su vida el suspense que supone el ruido de una llave introduciéndose en una cerradura. ¿Entiende?
_Escondidosdeunapobreviejecitaquedeambulaporsucasabuscandoasugato

paradarledecomeryquecomonoescuchanadanopresientepeligroalgunoooo...
_ Pero usted sí la escucha, Malvisto. Y cada michi de ella le resulta insoportable. Y sabe que si ella sigue buscando talvez lo encuentre a usted. Y usted se pregunta: ¿dónde está ese gato? ¿Por qué no aparece? Si apareciese, la viejita le daría de comer y después se iría a dormir y usted podría escaparse.
_ Michi…
_Peroelgatonoapareceeeee...ylaviejasiguemichiquemichiquemichi. ¡Coty!
_ ¡¿Dónde mierda está ese gato, Mac?!
_ Y usted sabe que en cualquier momento puede volver la parejita. Y usted sabe que el tipo es cana. Y usted supone que esta armado. Y usted escucha pasos que vienen de la calle. Y usted esta aterrorizado por la idea de que esos pasos se detengan ante la puerta. Aterrorizado por la idea de escuchar el tintineo de las llaves. Aterrorizado por la idea de escuchar la llave en la cerradura. El track-track de la cerradura que se destraba. El clack del picaporte que gira. El ñiiiiiiick de la puerta que chilla al abrirse.
_ ¡¡¡Basta!!!
_ Usted no ve el peligro, se lo imagina. Y eso es lo que lo hace tan terrible, pues que al imaginar entran en juego los miedos más íntimos. Y todo por culpa de un ruidito… un ruidito que por lo general pasaría desapercibido… que casi ni se escucha… un ruidito que todavía no escucho, pero que supone inminente… lo único cierto es una viejita sorda que busca a un gato… consecuencias perceptivas que se desprenden de la combinación de lo visto y de lo oído, de lo visto y lo no-oído, de lo no-visto y lo oído, y de lo aun no-visto y lo aun no-oído. Tratase de un juego que salta una y otra vez del campo consciente al inconsciente, y viceversa. ¿Entiende?
_ Sí, Cafrune, entiendo. Pero por lo que más quiera, ¡¡¡rajemos!!!
_ Ah, Malvisto, usted se cree cualquier cosa. Venga que le presento a la madre de Coty.
_ ¿Qué?
_ Que usted es un iluso... capaz que por eso le gusta tanto ir al cine. Se hace la película enseguida. Lo único que tuve que hacer para convencerlo fue hacer que salte el tapial. Venga abuela, venga. Dígame si no es adorable. Cómo me seduce ese perfume mezcla de jazmín y naftalina. Pituca... Salude, Malvisto.
_MalvistoledirigeunamiradallenadesorpresaeincredulidadaCafruneeeee...

bajalavistamiradeaquíparaallá
ycuandovuelveaalzarlasuexpresiónhacambiadooooo...
parecequelovaaputear. ¡Coty!
_ Y claramente será una puteada formidable. Habrá que preparar el oído, claro.