Deliración 83: No paraba de llorar.-

_ Nunca pensé que doliera tanto_ dijo desfigurado_ si ni siquiera llegué a conocerlo.
Eran las 5 de la mañana y estabamos haciendo la cola para ver a un cura que hacía milagros.

Matsuo