Deliración 104: Blispistis.-

Ella duerme su merecido sueño y yo, sentado a sólo dos metros, no puedo dejar de pensar que la estoy defraudando al mantenerme firme en esta postura que no me lleva a ninguna parte salvo a esa ruina inminente a la que también la arrastro... pobre.