Ir al contenido principal

Deliración 110: Otra de tiros, pero bastante trillada.-

Pensó en fusilar su destino y se llevó un veintidós a la sien calculando que la bala trazaría un laberinto en sus sesos del cual sería muy difícil salir. Sin embargo, no se animó a apretar el gatillo y optó por disparar a sus compañeritos de grado.