Deliración 114: Una cuestión locativa.-

Afuera, los chicos y sus perros se revolcaban en la basura, a los manotazos unos y a los tarascones otros, peleándose por algo podrido que semanas antes había sido comida.
Adentro, los gatos masticaban un cadáver hinchado y verdoso, envuelto en una alfombra sintética de color gris.
Más allá, en la avenida, los dientes postizos de una viejita atravesaban el parabrisas de un Duna.
A unas cinco cuadras, él, en su departamento vacío, se quedaba sin ideas.