Deliración 116: Un tipo desalentado.-

La capacidad de síntesis que tenía ese espejito cachado era algo asombroso. Se ve que lo venía considerando mientras caminaba por la calle antes de llegar a casa, como boceteándolo en su cabeza, pero fue recién en el baño, una vez que hubo tirado la cadena para que ese pis amarillo, oloroso y espumoso se fuera por las cañerías probablemente hacia el río; mientras se lavaba las manos, cuando lo pasó todo en limpio. Sos un pelotudo, se dijo mirándose fijamente a los ojos entre grietas y manchas de esmalte oxidado, y supo que tenía razón. El maquillaje se había derretido sobre sus cachetes; y, la nariz redonda y de goma espuma roja, le había chupado las lágrimas.