Deliración 128: De mis ilusiones en la oficina.-

El mismo escritorio, la misma silla y un mate demasiado amargo como para empezar el día... pero, ay, es acaso esa cosquillita que juega en la fosa derecha del naso y baja hasta la epiglotis el preámbulo de una gentil laringitis?