Ir al contenido principal

Deliración 131: Indignado.-

Lo peor de vivir con un par de sinusitosos alérgicos a la vida es caminar descalzo sobre esos charcos trasparentes y gelatinosos que quedan en el piso del baño, de la cocina o en la alfombra del living después de sonarse la nariz o simplemente chorrearlos y que no se dignan a limpiar. El departamento se convierte entonces en una playa a la que han ido a morir unas cuantas aguavivas desde las flemáticas profundidades del bronquio.