Ir al contenido principal

Deliración 132: No sin nostalgia.-

Siempre que cago después de bañarme, la claustrofobia se mezcla con el vapor y el bando, y, no sé por qué, me acuerdo de Rosario.