Ir al contenido principal

Deliración 135: Flotando.-

Vio a cientos, talvez miles, todos deformes, tuertos, tullidos, mancos y atrofiados, flotando, a la deriva, en su sangre estancada y emparentada, cada cual hermano, padre, hijo, tío y primo de sí mismo, guadañándose desesperadamente los unos a los otros con sus espadas, cuchillos, lanzas, dagas, hachas, dientes y garras, poniendo fin a sus días, desmembrados y en paz; vio una masacre misericordiosa y voluntaria flotando entre los fideítos y no pudo más que apartar su plato de sopa y pedir otra de esas galletas marineras, por favor.