Deliración 165: Peatón ilustre.-

Caminaba por la calle y le señalaban; quienes le conocían, le saludaban y sin razón alguna le prestaban ayuda y se ponían a sus servicios. Él, por su parte, no sabía quién era siquiera ni qué era lo que buscaba.