Ir al contenido principal

Deliración 167: Un pelo, tan sólo.-

Un pelo -sólo un solo pelo que crece solo y enrulado desde el oído medio y asoma sólo apenas, tan solo- es a mi calvicie lo que las trenzas a mi fantasía de valentía gala e irreductible; y yo tan sólo continúo solo, sumiso, eficaz y pertinente, pidiendo permiso, por favor y dando las gracias sinceras, mirando en la ventana, sólo a veces, no la imagen del edificio de enfrente ni la perspectiva de la calle en fuga, sino el reflejo de ese pelo solo que sólo se retuerce y que crece rebelde y frustrado y que si hablara me diría, tan sólo, salta, por Tutatis, sólo salta...