Ir al contenido principal

Deliración 183: Para todo el que pregunte...

Mi daltonismo no es una cuestión de blancos y negros, como la mayoría piensa, sino más bien de una suerte de dislexia cromática que me impide diferenciar degradés tonales de un color a otro y me anima a confundir constantemente verdes y marrones, marrones y rojos, y los violetas, magentas y fucsias (términos que escucho, mas no comprendo) son para mí azules o rosas, depende del día. Sin embargo, y esto es curioso, percibo, cada tanto, diferencias tonales mínimas como dos colores totalmente distintos, siendo que los demás, los normales, ven el mismo -esto es, uno solo-; como si se tratase de una misma canción a la que le cambian el volumen: bajito será la marcha funebre de Chopin y alto será la marcha imperial de Williams...