Deliración 187: Tour sentimental...

Empelotudizado por su vieja esperanza de atestiguar algún carnaval carioca o, al menos, gualeguaychuense, le confiesa a su caipirosca barata y desastrosa: "Camino por la rúa de mis sueños paseando a lo turista, comprando cada tanto souvenires de mis propios anhelos para regalar a terceros; y, sin embargo, no dejo de preguntarme porqué no me arriesgo, entre tanto folleto, y me compro un lotecito para edificar mi vida, a mi manera, sin importar lo cursi y ridícula que parezca". Y no se equivocaba.