Ir al contenido principal

Deliración 193: Y qué más da?

Con ese olor a fugazzeta en las axilas por la ausencia de ducha durante más de dos días , poniéndole talco al adentro poroso de los guantes de goma para que no se le pegasen al afuera de sus dedos roñosos, se disponía a juntar los soretes que la perra de su mujer, el animal esta vez, había depositado en el baño frente al inodoro en una obvia manifestación de burla y reproche por aquel aparentemente espantoso alimento balanceado que la perra de su mujer, la persona esta vez, le había pedido específicamente que comprase la tarde anterior, cuando sólo llevaba poco más de un día sin bañarse y apenas si olía a vinagre apresuradamente fermentado.