Ir al contenido principal

Deliración 210: Catorce - Solo.-

En esa celda chiquita, cómoda, aséptica, solo, solito, sin aire, sin luz, sin ella, solo, tirado en la cama, sin comer, sin hambre, viendo como las pelusas se colaban como cucarachas debajo de las puertas, las tres, cerradas, marrones, frías, sin burletes, levitando sobre ese piso limpio por el que patinaban pestañas y pelos largos y cortos, lacios y enrulados entre tanto polvo, papelitos y pedacitos de nylon, que alfombraban todo con una mugre estéril, que trepaba por la cama, rodaba sobre el colchón y avanzaba sobre la almohada, acercándose y alejándose según respirara, metiéndose en su nariz y su boca, pegándose a sus ojos abiertos que esperaban durante horas, despierto entre las sombras, a que amanezca para ir a trabajar.