Deliración 246: Peralta & Muniagorri contra lo muerto vivo...

26.-
A pocos metros del rancho.
Viento, pajarito, y bichaje afín al paisaje sonoro rural.
La puerta del rancho se abre. Emergen Sequeira y Martincito. Instantes después, Domínguez junto a la Zulema.

ZULEMA
Cuídese Domingue, por favor le pido...


DOMÍNGUEZ

Despreocúpese Zulema, despreocúpese... y cuídese usted también...


ZULEMA

Si...


DOMINGUEZ
...

Sequeira los mira.

DOMINGUEZ
Zulema...


ZULEMA

Domingue...

Domínguez y la Zulema se besan, se abrazan.
Sequeira los mira.

DOMÍNGUEZ
Cuídese Zulema...


ZULEMA

Adió Domingue... adió...

Por la puerta se asoman Matraca y García.

GARCIA
Suerte Domigue... tenga cuidado...


MATRACA

Si, cuidate Domínguez...

Matraca mira Sequeira.

MATRACA
Vos también cuidate Rubén...

Sequeira mira fijo a Matraca. Matraca baja la vista.
García se ríe y se mete en el rancho.

GARCIA
(por lo bajo)
Puto de mierda... ji, ji, ji...

Sequeira mira a Domínguez.

SEQUEIRA
Vamos.


DOMINGUEZ

Si... Zulema...


ZULEMA

Si...


DOMINGUEZ

...


ZULEMA

...


DOMINGUEZ

Adiós Zulema...


ZULEMA


Adió Domingue...

Domínguez se vuelve y se une a Sequeira y Martincito.
De lejos se ven las tres siluetas que se alejan del rancho. Martincito llevando cuatro bidones en una caña, Sequeira con el paquete, Domínguez con una pequeña caja de herramientas. Los tres armados.
A la Zulema se le pianta una lagrima.

ZULEMA
Adió....