Ir al contenido principal

Deliración 248: Peralta & Muniagorri contra lo muerto vivo...

28.-
En el campo.
El campo, vacio, silencioso, llano. Una línea recta que divide la pantalla.
Pajaritos aquí y allá.
El trió cruza por la línea del horizonte, a contraluz.
Sequeira primero, cargando el paquete.
Domínguez segundo, con su caja de herramientas y una escopeta.
Martincito ultimo, con los cuatro bidones y su machete.
Avanzan silenciosamente.
Domínguez mira para arriba, se vuelve hacia los costados. Esta visiblemente aburrido. Suspira.

DOMINGUEZ
La verdad que esta lindo acá fuera, no?


MARINCITO

Je, je... si...


DOMINGUEZ

(mirándolo pensativo)
si...

Domínguez se vuelve.
Silencio.
Domínguez mira hacia arriba, al cielo.

DOMÍNGUEZ
Lindo, lindo... la verdad... el aire... los colores... los aromas... todo lindo... todo, todo...

El trió pasa cerca de un grupo de vacas desgarradas y despedazadas, que continúan con su vida normal, pastando. Los miran con sus ojos muertos y estúpidos.
Domínguez se las queda mirando.

DOMÍNGUEZ
Que habrá pasado? Eh, Sequeira? Mire que todo esta muerto... las vacas, las ovejas... todo... los pajaritos y las cotorras... todo muerto... y sin embargo... mírelos... como si nada... escuche a los pajaritos, escúchelos... si cantan como siempre... y sin embargo... están muertos... puta, che... tanta comida... tanta riqueza, y no podemos disponer de ella... todos esos bichos, los animales, mire... todos podridos... contaminados... ni siquiera los perros sobrevivieron... que mierda habrá pasado?

Domínguez se rasca la cabeza, pensativo, como escarbando en su memoria.

DOMÍNGUEZ
Porque fue de un día para el otro, no? bah, que se yo... yo no me acuerdo de que haya pasado nada... simplemente me acuerdo que de un día para otro aparecieron los finaditos... es mas... si mal no me acuerdo fue una noche, no? si... si, me acuerdo que fue una noche de muchísimo calor... yo había dejado toda la casa abierta para que ventile y corra un cachito de aire... porque no se podía estar, se acuerda... y de golpe, los gritos, el quilombo... y cuando salgo afuera... todos los finaditos por la calle... gente corriendo... y los finaditos que se los morfaban... a mi... a mi se me apareció mi viejo en casa, Sequeira... mi viejo... como iba a reaccionar? Es mi viejo... yo lo había enterrado hacia unos cuatro años, y sin embargo, ahí lo tenia... enfrente mío... todo podrido... yo me quede paralizado... y después empezaron a caer los otros en casa... menos mal... porque fue como que me despertaron, vio? O sea... si nomas quedábamos mi viejo y yo... esta no la cuento, vio? No sabe la impresión que me dio... como explicárselo? Fue terrible...

Domínguez calla, baja la cabeza. Avanza en silencio. Luego continúa.

DOMÍNGUEZ

Habrá sabido que era yo?

Domínguez se detiene. Se vuelve y busca algo en el horizonte. Pensativo. Permanece en silencio. Baja la vista. Luego la vuelve a alzar. Asiente con la cabeza. Hace una mueca.

DOMÍNGUEZ
Habrá venido a decirme algo?

Se vuelve y descubre a Martincito a su lado.
Le sonríe.
Martincito mira hacia el horizonte, levanta la mano, señalando.

MARTINCITO
Pija?

Domínguez abre los ojos sorprendido.
Martincito sonríe.

DOMÍNGUEZ
Eh... si, si...

Martincito sonriendo, contento, se vuelve y sigue a Sequeira.
Domínguez lo sigue con la vista.

DOMÍNGUEZ
Pija...

Se vuelve hacia el horizonte. Permanece en silencio.
Baja la vista, hace una mueca y se vuelve. Corre hacia el dúo que se aleja lentamente.
Continúan en silencio otro tanto.

DOMÍNGUEZ
Sequeira?


SEQUEIRA

Mmm?


DOMÍNGUEZ

No... yo me preguntaba, no? que quería ser cuando fuese grande?

Sequeira se detiene. Se vuelve y mira a Domínguez, sorprendido.

DOMINGUEZ
Si, cuando era chico, vio? Que quería ser cuando fuera grande?

Sequeira se vuelve, continua con su andar.

DOMINGUEZ
Yo... yo cuando era chico quería ser ingeniero, vio? Inventar cosas... inventor, bah... y dentro de todo no le pifie, no? porque invente un par de cosas, vio?

El trió continua en silencio.
Domínguez ensimismado.

DOMINGUEZ
Quería inventar cosas importantes, vio? Cosas... cosas que les sirvieran a las personas, vio? Cosas útiles...

Avanzan en silencio.

DOMINGUEZ
Quería que la gente supiese quien era... que era Domínguez, el mismo Domínguez que había inventado tal cosa... tal cosa que era fundamental para la vida diaria...

Silencio
.

DOMINGUEZ
"Ahí va Domínguez, el inventor"...
(baja la cabeza) eso quería ser cuando era chico... pensar que tuvo que armarse todo este lio para cumplirlo, no? Lo que son las cosas, no?

Silencio.
Continúan avanzando.
Domínguez se vuelve.
Martincito mira hacia el piso. Se da cuenta que Domínguez lo mira y levanta la vista, sonríe estúpidamente.
Domínguez le devuelve la sonrisa.

SEQUEIRA
Y vos Martincito? Que querías ser cuando fueras grande?


MARTINCITO

Si...

Domínguez levanta las cejas sorprendido. Espera algún tipo de respuesta por unos instantes. Tan solo la sonrisa estúpida de Martincito. Se vuelve.

DOMINGUEZ
Ajah...

Martincito sonríe estúpidamente.
Continúan en silencio.

DOMINGUEZ
(pensativo)
Somos una simple mueca de lo que soñamos ser...

Sequeira se detiene. Se vuelve y le dirige una de sus típicas miradas fijas y duras. Hace una mueca, "termino?".
Domínguez baja la mirada avergonzado, la levanta.
Sequeira continúa con su mirada.
Domínguez vuelve a bajar la vista.
Silencio.

SEQUEIRA
Bien.

Se vuelve y continua con su andar.
Domínguez permanece cabizbajo. Martincito pasa a su lado, le dirige su sonrisa estúpida. Domínguez lo mira. Baja la vista pensativo. Los mira alejarse.
Silencio.
Se vuelve hacia atrás, buscando el rancho. No esta, desapareció con la distancia. Se vuelve hacia sus compañeros de viaje.
Silencio.
Comienza a andar. Apresura su paso para alcanzarlos.

DOMINGUEZ
Esperen, che... aguanten un cacho...

Martincito se detiene y lo mira con su sonrisa boba.
Sequeira se vuelve, mas no se detiene.
Domínguez los alcanza, saluda con una palmada en el hombro a Martincito. Martincito le dirige una sonrisa. Domínguez se la devuelve.
Avanzan.

DOMÍNGUEZ
Discúlpeme Sequeira... por hablar tanto, no?... pero... pero la verdad es que... no se... como que tengo necesidad de hablar, sabe?... no se si me entiende, pero es así... como que tengo ganas de contar tantas cosas...

Sequeira no le da ni cinco de pelota.
Domínguez se vuelve a Martincito.

DOMÍNGUEZ
No?

Martincito, sonriendo, levanta los hombros.

DOMINGUEZ
Es que estoy enamorado...

Sequeira suspira cansado.

DOMÍNGUEZ
Si, enamorado... usted sabe Sequeira que yo nunca era de charlar, ni mucho menos... pero ahora... ahora es distinto... ahora que encontré el amor, vio? Como que tengo la necesidad de hablar y de contar cosas... cosas que nunca dije a nadie... cosas que me guarde para mi... me entiende Sequeira?, eh? Conoce usted lo que es el amor? Eh? Dígame... no tiene nada que contar? Eh?

Sequeira se detiene, se vuelve hacia Domínguez con una de sus severas miradas.

SEQUEIRA
Si, voy a contar hasta tres... si en ese tiempo no cerro la boca... voy a pelar el chumbo y le voy a volar la carretilla a la mierda...

Domínguez se cubre la quijada, asustado.

SEQUEIRA
y después voy a dispararle al estomago...

Domínguez se cubre el estomago.

SEQUEIRA
Muerte lenta y dolorosa si las hay... quiere hablar de amor? Entonces pregúntese esto: moriría por amor? Eh, guapo? Solo tiene que seguir cotorreando...

Sequeira pela el chumbo y encañona a Domínguez.

SEQUEIRA
Entonces, y comienzo a contar... usted decide Domínguez... 1... calla ahora... 2... o calla para siempre... 3... (clic), eh que opina galán?

Domínguez levanta los brazos, como atajándose, mueve negativamente la cabeza, mas no dice nada.

SEQUEIRA Bien... (clac)

Sequeira se vuelve y guarda su arma. Continúa con su camino.
Domínguez, anonadado y cubierto de transpiración lo ve alejarse.
Martincito pasa a su lado, sonriendo estúpidamente. Lo saluda palmeándolo en la espalda.

MARTINCITO
Je, je, je... shhhh...

Domínguez lo mira seguir a Sequeira. Ve como se alejan.
Se pasa una mano por la frente, secándose el sudor.

DOMINGUEZ
(por lo bajo)
mierda...

Domínguez baja la vista, bajo un árbol, un perro destrozado se lame las bolas.
Domínguez lo mira pensativo.

DOMÍNGUEZ
Pija...