Deliración 254: Recapitulando...

"Síntesis y sustancia, te descubrí desesperanzado y sediento durante el naufragio prolongado de tu vida a su lado, sin él y con ese otro; y yo, desesperado por una oportunidad de enamorarte, seducido por la gracia de tu tristeza, entre mis desgarros y nuestras fibrosis y tus llantos, te suspiraba tan distinta, tan única y tan encaprichada en doler tanto. Con el tiempo nos destilamos en este nuevo ahora en el que fluimos sin saber muy bien hacia dónde, en un tao irresponsable entre tantos masamos y meshos, incapaces de imaginar un presente distinto y un futuro que no incluyan hijos y mascotas y tantos viajes; reinventando nuestra lengua limitada al gusto infinito por darle significantes nuevos a nuestro cariño, mi tilis pistilis. Celestial y terrena, musa hermosa de mi nueva vida, fundamento de sístoles y motivo de diástoles: si tan sólo supieras cuánto yo te amo", pensaba.