Ir al contenido principal

Deliración 256: Peralta & Muniagorri contra lo muerto vivo...

35.-
DENTRO DE LA HABITACIÓN DE MAMA TOTA.
La puerta.
Un disparo.
Un golpe fuerte, seco.
Mama tota mira boquiabierta hacia la puerta. Expectante.
Pasos en el pasillo.
Mama tota sigue con la vista la procedencia de los sonidos.
Respira pesadamente.
Don Bernardo mira con sus ojos ciegos.
La Malenita sonríe demencialmente.
Los pasos se detienen.
Murmullos.
Otra voz. Mas grave. Seca. Incomprensible.
Murmullos. Gritos de misericordia.
Nuevamente la voz grave.
Otro disparo.
Mama tota se sacude, asustada.
La puerta se abre lentamente, como si se hubiese abierto con el estruendo del disparo.
Don Bernardo se vuelve hacia mama tota, y nuevamente hacia la puerta.
La Malenita lanza una risita demencial.
Mama tota mira asustada hacia la puerta.
La puerta continúa abriéndose lentamente.
Don Bernardo mira hacia la puerta y hacia mama tota.
La puerta se abre completamente, unos pies chungueados asoman por el marco.
Mama tota mira aterrorizada.
Don Bernardo mira hacia la puerta, hacia mama tota y nuevamente hacia la puerta.

BERNARDO
Tota...?

Mama tota mira hacia la puerta.
Los pies, nada mas.
Mira a don Bernardo y a la Malenita. Se vuelve nuevamente hacia la puerta.

MAMA TOTA
Zu... Zulema?

Debajo de los pies comienza a formarse un gran charco de sangre que entra en la habitación.
Mama tota retrocede impresionada.
La Malenita ríe demencialmente.

MAMA TOTA
Dios mío...


VOZ

No...

Peralta y Muniagorri se asoman bajo el marco de la puerta.

MUNIAGORRI
Peralta y Muniagorri..

Mama tota empieza a gritar y a mover los brazos espasmódicamente.
Don Bernardo se mueve hacia la dinamita y prende la llama de su encendedor.
Malenita sonríe.
Peralta y Muniagorri entran en la habitación.
Muniagorri dispara.
Uno de los brazos de mama tota explota.
Malenita ríe desesperadamente.
Peralta dispara.
La pierna de Don Bernardo estalla. Cae arrodillado y levanta la cabeza.
Muniagorri dispara contra el ojo de la cámara.
Don Bernardo sale expulsado hacia atrás, su encendedor cae sobre la dinamita. Las mechas se encienden.
Mama tota grita.
Peralta y Muniagorri se tiran al piso.
El ssssssssss de las mechas encendidas.
Mama tota grita.
Peralta y Muniagorri se arrastran detrás de unos bultos. Se cubren las cabezas y cierran los ojos.
sssssssssssssssssss
Mama Tota grita.
sssssssssssssss
La Malenita sonríe demencialmente.
sssssssssss
La mecha llega a su final, la dinamita.
sssssss
Mamama tota cierra los ojo y grita.
ssss
La Malenita sonríe.
Sin embargo la dinamita no explota. Humo negro tan solo.
Peralta y Muniagorri abren los ojos.
Mama tota abre los ojos.
Silencio.
Malenita sonríe demencialmente.
Peralta y Muniagorri se miran. Comienzan a reírse.
Mama tota los mira.
Peralta y Muniagorri la miran y se cagan de risa.
Ella los ve en bolas y también empieza a reírse.
Malenita sonríe.
Peralta y Muniagorri cargan.
Mama tota deja de reírse.

MAMA TOTA
No...


PERALTA
Si...


MAMA TOTA


No, no...


MUNIAGORRI

Si, si...


MAMA TOTA

No!!!!!!!!!!!!!

Peralta y Muniagorri descargan sus escopetas.
Su estomago estalla como un globo relleno de sangre y tripas.
Peralta y Muniagorri quedan empapados en sangre.
Se miran.

MUNIAGORRI
Puta madre...? Gorda de mierda y la puta que te pario, carajo...

Malenita riendo se demencialmente corre hacia Peralta.
Peralta la ve, y antes que ella lo alcanza la derriba de un culatazo.
Malenita cae en el piso.
Muniagorri la ve y sin apresurarse le apunta.
Peralta lo detiene.

PERALTA
No...


MUNIAGORRI

Que qué?! Por que?


PERALTA
Tengo una idea