Ir al contenido principal

Deliración 290: Yo, Tester.-

Tras una semana en una multinacional del rubro informático, renuncié a mi antiguo empleo justo cuando iban a blanquear mi condición de esclavo con turnos rotativos, poniendo fin a esa esquizofrénica categoría de tester de mañana, concerje de tarde y , por las noches, fletero de mi propia mudanza, pero a sólo cuatro cuadras de distancia...