Deliración 296: La morada a pedazos...

Por momentos pienso que es como vivir una de esas películas de género "Extranjeras" en las que difícilmente uno puede resumir de qué tratan pues que de nada tratan, sólo prestan testimonio de vidas como ésta, la nuestra, en nuestro nuevo departamento a estrenar que nos aseguraron ya terminado, pero que, al mudarnos, descubrimos todo escombreado y repleto de albañiles, sin grifería ni agua caliente ni luz ni gas ni cerraduras; y así, solos con nuestros muebles y libros en el silencio de ese complejo incompleto de cuatro departamentos vacíos y post-apocalípticos en los cuales me escabullo para usar el baño y cagar en uno, tirar la cadena en otro, y lavarme los dientes en el último, para luego volver a dormir en nuestra cama, en nuestra nueva morada a pedazos, entre los escombros, la mugre y el frío...