Deliración 299: Yo... quién sabe?

El correo venía desde México y de parte de un viejo amigo de aquella ciudad que no me vio nacer: me ofrecía escribir una historia, un guión sobre un asesino en serie... y dije que sí...