Deliración 312: Sobre la tarimita, al fondo del bar.-

"No sé, supongo que muchos dirán que ésta es una de esas noches mágicas... talvez lo dirán por el bando a macoña y choripán que flota por el ambiente, no sé... para mí, esta noche es una noche rara, muy rara... no sé, ustedes ahí abajo y yo acá arriba... no tiene sentido... para nada... ustedes vinieron a escuchar a unos poetas y otros letristas, y ahora, de repente, aparezco yo, solo, frente a ustedes, subido a este escenario.... bah, esto más que escenario con algo suerte califica para tarimita... igual... no importa... es todo muy raro... ustedes estarán esperando que diga algo realmente interesante o que por lo menos lea algo de lo que escribo... no tiene sentido... para qué voy a hacer algo así, si el chiste es que me lean y no que me escuchen... y mucho menos en estas condiciones... me reformulo, el chiste es que me lean mientras cagan en el baño y no que me escuchen mientras comen... no tiene sentido... están perdiendo el tiempo... no se dan cuenta? el mío ya lo perdí... y lo amortizo robándoselos a ustedes...", dijo mientras se abanicaba con su cuaderno, y no agregó nada más.