Deliración 324: Silencio...

Respiran, todos juntos y por separado, a su manera cada uno, roncando, silbando, sorbiendo sus flemas, aspirados, sin ritmo ni constancia, asistidos, desfigurados y asépticos, uniformados y desnudos, respirando, simplemente respirando, y eso ya es pedirles demasiado.