Ir al contenido principal

Deliración 327: Lindo haberlo vivido...

En aquella ciudad pujante de tantos y tan pocos habitantes, todos sabían de sus cuernos y sobre la nena que venía en camino menos ella, la flamante cornuda; mas no le decían nada porque el escándalo que se sucedería, tras hacer privada la noticia, sería efímero y el chisme, en sí, moriría a los pocos días.