Ir al contenido principal

Deliración 334: Morocha, menudita y de risa generosa...

"Y lo que pasa es que la mina ésta tenía un aire a ex-novia que te enamoraba, qué sé yo, tenía ese no sé qué que le pertenecía a otra por la cual hubiesemos dado la vida... te juro que a todos nos pasaba lo mismo; pero ojo, como te digo ex-novia tambien te digo amor imposible, lo que vos quieras... la cosa es que la mina te hacía acordar del amor de tu vida y tenía un perfume a nostalgia, o mejor, a lo que hubiera sido...", dijo y hablaba de una, que había conocido en una reunión de intereses comunes, a quien observaba del otro lado de una mesa de cocina demasiado grande, en la que cebaba mates amargos para toda la concurrencia, pero que endulzaba especialmente para ella. Más que un affair, pretendía una revancha, y negoció conquistarla alegando términos de una reconciliación romántica y pasional que le permitiera expiar penas y demás culpas, pero esta vez, se dio el lujo, finalmente, de abandonarla y con ella a su nostalgia.