Deliración 354: De mis mañanas en Tribunales...

Epifanía en alpargatas u ojotas, bermudas y chomba -y, si llueve, paraguas largo de madera que cuelgo del mármol-, me manifiesto ante pinches y prosecretarios esgrimiendo sellos, firmas y escritos; sin forma, mas al pie de éste, mi método, que improviso y desarrollo de acuerdo con los resultados que obtengo: llamativo, pintorezco y plausible de ser humillado por pura ignorancia y lo antenombrado, me reservo la carta del desinterés fulminante ante la inminencia de la vergüenza que me condena.