Ir al contenido principal

Deliración 357: De lo que le faltó a su vida...

Lo despertaron los gritos y de repente fue consciente del dolor y la humillación de una madre, y se hizo responsable de las culpas de un padre, y cargó con la vergüenza de los errores ajenos, y fue sombra y reflejo sin derecho a equivocarse pues que las consecuencias se exageraban demasiado y lastimaban tanto que sumido en su heroísmo infantil prefirió sus heridas a arriesgar a los demás... él, ése, úlcera ácida encostrada de ese ideal adecuado al resto...