Ir al contenido principal

Deliración 374: Las hormigas
Primera sesión 2

_ Me fui bien, en buenos términos, digamos... me acuerdo que el día en que me fui fue... no sé, no diría emotivo, pero más o menos... me saludé con todo el mundo, todos me desearon suerte, qué sé yo... la gente me quería ahí, me hice de muchos amigos ahí... y qué sé yo, por más que me iba porque quería, en el fondo estaba un poco triste porque sabía que a muchos no los iba a ver más... qué sé yo, en cierta manera los extraño...

No sé conversar ni contar historias. Tantos años de silencio me condenaron a este atolondramiento oral que empeora con la práctica. Siento vergüenza de mí mismo; soy cursi e inexpresivo. No sé qué hacer con mis manos mientras hablo y las muevo simulando acentuar palabras y señalando hacia los costados. Me rasco un cachete demasiado irritado y me acaricio los bigotes; unos de mis pocos gestos sinceros.