Ir al contenido principal

Deliración 401: Las hormigas
Inundación y rituales 9

_ Bueno, hacé como quieras, yo me voy a fumar un fasito...
_ Puta madre, yo tendría que empezar a fumar marihuana también o a chupar por lo menos.
_ Querés?
_ Pero no...
_ Bueno, no importa... 
_ Che, decime, cómo anda el laburo?
_ Como siempre... mientras existan putas, cornudos y gente con ganas de coger, siempre va a haber trabajo en el motel... y ahora con esto del Rally, tenemos el boliche lleno... Cómo anda la panza?
_ Qué panza?
_ Miriam, pelotudo... cómo anda el embarazo?
_ Ah, y qué sé yo... normal, supongo... creciendo...
_ Creciendo?
_ Sí...

El gordo se calló y el silencio de su porro fue fulminante. Me tomé un mate para escapar de su mirada y mientras me cebaba otro vi una grieta viva de hormigas que serpenteaba por el tapial del patio transportando basura de todo tipo. El gordo soltó el humo.

_ Che, en serio, cómo están las cosas con Miriam?

No me quedó otra que suspirar y contestar.

_ Para la mierda, gordo, desde que quedó embarazada todo se fue al carajo... no sé qué voy a hacer...