Deliración 405: Las hormigas
Inundación y rituales 13

- Te gusta otra mina?
- Pero no...
- Y entonces?
- Y entonces que si alguna vez me gustara otra mina, ya nunca podría hacer nada, entendés?
- Y por qué?
- Porque estoy casado y tengo un hijo, cómo que porqué?
- Y si tanto te gusta la mina, metele los cuernos a Miriam, si nunca se va a enterar...
- Pero no, cómo le voy a meter los cuernos... yo eso ya lo viví y no quiero que mi hijo sufra lo mismo que yo... aparte no me interesa, lo de las minas también era un ejemplo.
- Pero para vos todo es un ejemplo, no te entiendo. Qué es lo que te preocupa? Si todo lo que me decís que ya no podés hacer en realidad no te interesa hacerlo, qué carajo querés hacer que ya no vas a poder hacer más, eh?
- Todo... entendés? Lo que me está volviendo loco es saber que todo lo que siempre quise hacer o que al menos alguna vez se me ocurrió hacer y no hice, ya nunca voy a poder hacerlo... ya está, se terminó todo, prorrogué demasiadas cosas en mi vida y ahora ya no las voy a poder hacer...
- Pero eso es culpa tuya, no de Miriam o el pibe.
- Ya sé, por eso te dije que no era culpa de ellos... pero ellos lo representan... ellos son el fin de todas mis posibilidades, el fin de todo aquello que imagé, soñé o quise hacer... y lo único que siento por ellos ahora es bronca... pero es bronca por ser tan pelotudo en mi vida, es bronca conmigo y mi pasado... eso, ellos son el fin del futuro que soñaba en mi pasado... Mi presente de golpe se vuelve responsable y consciente del tiempo y de las consecuencia de mis acciones e inacciones... Es, es algo espantoso... voy a ser papá... entendés?

Y de repente la frase estalló en mi cabeza: "voy a ser papá", mi padre... y casi me meé encima.