Deliración 505: Sereno 5

“Si hay algo que lo caracteriza”, habría dicho el padre Rafael Alejandro Verdú, titular de la parroquia a la que concurría el sospechoso, “es que no le cuesta aprender nada… Pero la cabeza le funciona mal. Es como un televisor viejo; cada tanto hay que pegarle un sopapo para que se reajuste la imagen...”